El futuro de la arquitectura sostenible: los net zero energy buildings

17/02/2021

El futuro de la arquitectura sostenible: los net zero energy buildings

La sostenibilidad es, hoy en día, un pilar fundamental en todos los sectores y, por supuesto, la arquitectura y la construcción no se han quedado atrás. ¿Alguna vez nos hemos planteado el impacto ambiental que tienen los edificios en los que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo? Para hacernos una idea, los edificios consumen el 40% de la energía de la Unión Europea y, por ello, es importante apostar por aquellos edificios que cumplen con las directrices establecidas por los sellos de sostenibilidad. No obstante, el objetivo a conseguir es lograr edificios tan sostenibles y respetuosos con el medio ambiente que consigan cero emisiones, los “Zero Net Energy Buildings”, también conocidos como NZEB.

¿Qué son los “Zero Net Energy Buildings”?

El término NZEB es un acrónimo del inglés que proviene de “nearly Zero Energy Building” o “Zero Net Energy Buildings”. Este término hace referencia a los edificios que producen la casi totalidad de su consumo energético a través de energías renovables y la demanda de energía debe ser igual a la producción energética del edificio. Por tanto, el objetivo es construir inmuebles que cumplan con un nivel de eficiencia energética muy alto, siendo su consumo prácticamente nulo.  

Y aunque todavía no hemos logrado el objetivo, estamos muy cerca. Según la encuesta anual Energy Efficiency Indicator publicada por Johnson Controls, el 70% de las organizaciones ven factible tener una o más instalaciones con un estado de energía casi cero en los próximos diez años, lo que supone un aumento del 7% respecto a 2019.

¿Cómo funcionan y cuáles son sus características?

Gracias a los avances tecnológicos en la construcción, a los sistemas de energía renovable y a la investigación académica, los edificios Net Zero Energy están a punto de convertirse en una realidad.

Uno de los criterios fundamentales es crear un diseño eficiente del edificio desde que se empieza su construcción, reduciendo de esta manera al mínimo el uso de energía a través de la propia arquitectura. Para conseguirlo, es necesario el uso de herramientas de análisis de energía avanzada y equipos de diseño que permitan optimizar la arquitectura y las tecnologías eficientes utilizadas. Algunas de las características que más destacan del diseño eficiente son la apuesta por la iluminación y ventilación natural, la calefacción solar pasiva, el control solar y la reconversión de agua.

Una vez se han incorporado las medidas de eficiencia, las necesidades de energía restantes se pueden solventar utilizando las tecnologías de energías renovables. Una de ellas es la energía térmica renovable, que puede generarse a través de madera, residuos agrícolas u otros productos similares que pueden ser quemados para generar calor. Otros ejemplos son la calefacción solar del agua, las turbinas de viento o la energía fotovoltaica.

Un buen ejemplo de este tipo de desarrollos es el edificio Unisphere, la nueva sede de la compañía United Therapeutics. Esta construcción ha logrado funcionar con un sistema central que coordina las actividades de climatización y calefacción. Por otro lado, las ventanas se oscurecen cuando las temperaturas aumentan, consiguiendo mantener el ambiente fresco dentro del edificio.

Desde Colonial apostamos firmemente por la certificación de sostenibilidad y actualmente el 92% de nuestra cartera de activos tiene una certificación energética BREEAM o LEED. Mientras tanto, seguimos innovando y avanzando en la implementación de nuevas tecnologías para conseguir nuestros propios Zero Energy Buildings.

¿Cuáles serán los próximos retos de la arquitectura sostenible? Os lo seguiremos contando en nuestro blog y redes sociales.

Más artículos de Colonial